• Julian Molina

A pareja venezolana que perdió a su hija al caerle una imagen, cinco años atrás se le ahogó un niño


Karen la niña venezolana de cinco años que murió al caerle una imagen del Sagrado Corazón en un parque del barrio El Silencio, no es la primera pérdida humana en la familia Primera Rojas.


Cinco años atrás, un niño, de 5 años, cuando aún Karen no había nacido, se ahogó en una piscina en su natal Maracaibo.


La madre de Génesis, esposa de Euro Rojas lo llevó a una piscina de pruebas náuticas de 3.8 metros. Allí murió el niño. “Se lo llevó la abuela como a las nueve de la mañana y después de 11 se ahogó”, dijo Euro, esposo de la mujer.

Jenifer Morán, tía, contó a un medio de comunicación que el pequeño terminó de comer “se metió en la piscina y de repente flotó”.


Para dejar atras esa tragedia y tratando de terminar con las necesidades que estaban pasando en Venezuela, viajaron a probar suerte en Colombia.


El papá de Karen dijo que a las necesidades que pasaban en Venezuela se le sumó el dolor por la pérdida del pequeño. Esa fue una de las razones por la que prefirieron buscar suerte en nuestro país.


Ahora, tras la pérdida de Karen, su papá Euro, recuerda que llegó a Barranquilla cuando apenas la niña tenía dos meses de nacida.


“No quería que mis hijos pasaran más necesidades”, dijo el técnico en refrigeración que en Colombia trabaja como albañil por falta de oportunidades y que agradece la acogida que ha tenido entre la comunidad del barrio El Silencio, en donde vive.


Ahora a Euro y Génesis le quedan tres pequeños hijos de 7, 4 y 3 años.

0 comentarios