top of page
  • GINA SANCHEZ

Aprobado por la FDA el primer fármaco que desacelera el Alzheimer: Leqembi


La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) ha aprobado plenamente el medicamento Leqembi como el primer fármaco eficaz en desacelerar el curso de la enfermedad de Alzheimer, que afecta a la memoria. Esta aprobación representa un hito significativo en el tratamiento de esta devastadora enfermedad.

El anuncio fue realizado por Teresa Buracchio, directora en funciones de la Oficina de Neurociencia del Centro de Evaluación e Investigación de Medicamentos de la FDA. Según Buracchio, esta aprobación demuestra que Leqembi, desarrollado por las compañías farmacéuticas Eisai y Biogen, ha mostrado beneficios clínicos al dirigirse al proceso subyacente de la enfermedad de Alzheimer.

Además, los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) anunciaron que ampliarán la cobertura del fármaco, lo que permitirá que hasta un millón de personas con formas tempranas de la enfermedad tengan acceso a él. Sin embargo, debido a una decisión previa de cobertura por parte del CMS, el fármaco no se ha utilizado de manera generalizada hasta ahora.

Es importante destacar que Leqembi ha demostrado eliminar las acumulaciones de placa amiloide en el cerebro, que están asociadas con la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, el tratamiento tiene un alto costo de US$ 26.500 anuales antes de la cobertura del seguro. El fármaco solo ha sido aprobado para personas con formas tempranas de Alzheimer, es decir, aquellas con deterioro cognitivo leve o demencia leve, y en las que se ha confirmado la presencia de placas amiloides en el cerebro.

El Dr. Lawrence Honig, profesor de Neurología del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia, estima que este grupo de pacientes constituye aproximadamente una sexta parte de los más de 6 millones de estadounidenses diagnosticados actualmente con Alzheimer. Es importante tener en cuenta que alrededor del 13% de los participantes en los ensayos experimentaron inflamación o hemorragias cerebrales, y que estos riesgos podrían ser mayores en ciertos grupos, dependiendo de su genética o si están tomando medicamentos anticoagulantes.

La FDA ha incluido un recuadro de advertencia en la información de prescripción para alertar a los pacientes y cuidadores sobre los posibles riesgos asociados con estos efectos secundarios.

0 comentarios

Comments


bottom of page