• Julian Molina

Atlántico con el mayor crecimiento de la pobreza en el 2020 según Naciones Unidas


La pobreza en la región Caribe pasaría de 46,2% en 2019 a 52,2% en 2020, es decir, que más de la mitad de la población Caribe estaría en esa condición.


En esas circunstancias, se espera que haya 826.928 nuevos pobres y que de ellos, 244.946 sean pobres extremos. Así, la incidencia de la pobreza extrema en la región pasaría del 13,5 % al 15,35%.


Así lo indican las estimaciones presentadas por el programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD en el documento “Pobreza y desigualdad en la región Caribe ¿Cómo recuperar la senda del desarrollo sostenible?”.


El estudio evidencia que si bien la Guajira seguiría siendo el departamento con la cifra más alta de pobreza y pobreza extrema, el Atlántico sería el que más se vería afectado por el choque de la crisis por la pandemia ya que tendría una variación de 9,03 puntos porcentuales con respecto a 2019.


A Atlántico le siguen Magdalena con una variación de 7,43, Cesar 7,43, Sucre, 7,01.


Aunque la pobreza aumentó, el documento afirma que de no haberse dado los programas de transferencias monetarias del Gobierno, la situación habría sido peor.


Estas transferencias son Ingreso Solidario, Compensación del IVA y Giros Extraordinarios entre los que están las iniciativas de Familias en Acción, Jóvenes en Acción y Colombia Mayor.


“En general, la caída del ingreso ha pesado más en el aumento de la pobreza que la pérdida de empleos. Sin embargo, lo más interesante es notar que Atlántico, Sucre y Cesar son los departamentos que más han sentido los efectos de la crisis, mientras que La Guajira ha sido el menos afectado”. Precisa el informe.


Para el caso del Atlántico, la incidencia de la pobreza aumentaría en 6 puntos porcentuales (p. p.) debido a las pérdidas de empleos, mientras que crecería en 9 p. p. por la caída de los ingresos laborales de las personas que siguieron empleadas. Así pues, en el Atlántico, sin la intervención del Gobierno, la incidencia de la pobreza presentaría un crecimiento total de 13,4 p. p., contrario, al otro extremo, que ocurriría en La Guajira de 7,7 p. p. en total.


Se explica que es posible que estas diferencias se deban a que los impactos de la pandemia han estado concentrados especialmente en las zonas urbanas, mientras que en las rurales el impacto de los confinamientos ha sido casi nulo (la contracción de la oferta) y solo puede trasladarse a estas economías la caída de la demanda ocasionada por la crisis.


Cabe señalar que según la nueva metodología de clasificación de la pobreza, en el Atlántico un hogar de cuatro miembros es clasificado como pobre si su ingreso mensual es menor que $1.261.136 y como pobre extremo si es menor que $561.708.


Escalafón departamental


Por transferencias del Gobierno, la Guajira, Córdoba y Sucre amortiguarían totalmente el aumento en pobreza extrema en 2020. En lo referente a la pobreza extrema, todos los departamentos del Caribe amortiguarían el incremento en 2020.


En los departamentos de Córdoba, Sucre y La Guajira, los programas gubernamentales compensarían en su totalidad el aumento de la pobreza extrema que se esperaba debido a la crisis, incluso con cifras menores a las que había en 2019 en el caso de Córdoba y Sucre.


Esto es el producto de una focalización detallada del Departamento Nacional de Planeación (DNP) para llegar a quienes más lo necesitaban, en las zonas más afectadas. De esta manera, las ayudas del Gobierno Nacional en La Guajira habrían frenado en un 99%, el aumento de los 12.8 puntos porcentuales en pobreza extrema que se preveían por efecto de la crisis derivada del covid- 19 en ese territorio.


Así mismo, y como resultado de la crisis, para Córdoba y Sucre el documento estima una pobreza extrema para 2020 del 23,1% y 21,3%, respectivamente. Sin embargo, por efecto de las transferencias del Gobierno, estos indicadores quedarían en 14,36% en Córdoba y 11,27% en Sucre, valores incluso más bajos que los observados en 2019.


Con relación a la desigualdad, debido a la contracción de salarios e ingresos derivada de la crisis del año 2020, es posible estimar que la situación en la región Caribe, medida por el Gini, llegaría hasta 0,592 (una cifra sin precedentes). Sin embargo, cuando se contabilizan todas las transferencias que activó el Gobierno nacional, el coeficiente de Gini queda por debajo de la situación inicial precrisis (0,55).


Durante el evento Javier Pérez Burgos, gerente del área de reducción de pobreza e inequidad del PNUD en Colombia afirmó que “Para alcanzar la Agenda 2030, Colombia debe sacar a más de 12 millones de pobreza y, de ellas, 6 millones están en el Caribe colombiano.

Esto quiere decir que tenemos que poner atención a esta región y sus diferentes departamentos”.


De este reporte destaco “la necesidad de ir más allá de los promedios y de entender la importancia del foco territorial para el diseño de políticas”.

0 comentarios