• Julian Molina

Después del Bolívar, el peso colombiano es la segunda moneda más devaluada de América Latina

El peso colombiano pierde terreno frente a un dólar que se pone más caro en el país, la moneda venezolana es la más devaluada de la región y nuestra divisa se ubica detrás de ella en términos de devaluación.

Venezuela es la nación con mayor devaluación en Latinoamérica con un porcentaje de 156,03, le sigue Colombia y luego Argentina, países con gran afectación por fallecimientos y contagios de la COVID-19.


La economía colombiana registra una de sus peores situaciones de la historia, el dólar ha tenido subidas en su valor y eso siempre afecta el del peso colombiano, además la variante Delta influye en el valor de la moneda de los Estados Unidos, que puede alcanzar los 4.100 pesos, lo mismo ocurre con los movimientos que ha hecho la Reserva Federal con las tasas de interés.


Analistas colombianos consideran que este tipo de situaciones son normales dentro de los primeros meses de cierre electoral porque existe desconfianza por parte de los inversionistas, Wilson Tovar, jefe de Investigaciones Económicas de la firma Acciones y Valores, cree que la atención económica que se le tuvo que hacer de manera obligatoria a la pandemia ha afectado los indicadores con los que miden las calificadoras a punto de perder el grado de inversión del cual se gozaba anteriormente.


Otra de las razones que esgrimen los analistas para explicar el alto precio del dólar se debe a que los Estados Unidos ha comenzado un periodo de reactivación económica luego de las dificultades que imprimió la pandemia y las plazas de trabajo han aumentado.


La devaluación de la moneda colombiana no solo registra índices en América Latina, en el contexto mundial hace parte de las divisas con peor comportamiento en lo corrido del 2021, una situación que comparte con monedas como el peso argentino y la lira de Turquía.


El malestar social por la incertidumbre tributaria, que no se conjura todavía y la baja recuperación en las exportaciones colombianas también influyen en la devaluación del peso, la esperanza por la mejoría de la actividad económica interna y la mejoría en las exportaciones podrían mejorar las condiciones, aunque eso es un trabajo que requiere de tiempo y de una política decidida.



0 comentarios