top of page
  • ezequiel-paul

Tres mayores y un patrullero de la policía capturados por su presunta vinculación con narcotráfico


Barranquilla era el epicentro de una red nacional de apoyo a bandas del narcotráfico que envía cargamentos de drogas al Cartel de Sinaloa en México, y desde allí sus integrantes la distribuyen en países de la cuenca del Caribe y en Europa.


En total hermetismo por parte de las autoridades, tras anunciar la captura de tres mayores y un patrullero de la Policía Nacional, por su presunta vinculación con estructuras del narcotráfico, se conoció que las autoridades buscaban a un cuarto oficial que se había fugado de la justicia.


Inicialmente se habló de un oficial de apellido Montoya, al que le habían emitido orden de captura y se encontraba prófugo en la costa Caribe colombiana. Unos audios revelados por El Tiempo dejaron ver las indicaciones que se daban entre las autoridades para encontrar al uniformado.


En una camioneta, CX5 color roja. Ahí se transporta mi mayor Montoya, comandante del Gaula Cesar. Ahí le salió una orden de captura y el hombre se dio a la huida. Entonces, para que estemos pendiente con ese vehículo, no falta que de pronto circule por estos lados. Lo más posible es que no, pero de todas formas pendientes”, se escucha en uno de los mensajes.


Te mando los datos del vehículo en el que se desplaza el mayor del Gaula. Tiene orden de captura y la orden del coronel es que quien se lo encuentre lo entrompe. Tiene orden de captura, se desconoce por qué delito, pero al parecer es por narcotráfico. Entonces estás pendiente ahí. 5.8″, se escucha en otro audio.


Ante la presión de la policía, se entregó el mayor Andrés Felipe Montoya Navarro, quien con otros 3 oficiales, eran los encargados de coordinar los envíos de droga del cartel de Sinaloa desde Colombia. Sigue la depuración de las “manzanas podridas”, en la Policía, ésto va en serio.


Lo sorprendente del caso es que era coordinada por tres mayores y un patrullero, todos activos de la Policía Nacional, que habían sido entrenados por la DEA, precisamente, para luchar contra el narcotráfico en Colombia.


El mayor Montoya fue puesto a disposición de un juez de garantías que legalizó su captura. El uniformado aceptó los cargos que, aunque no se conocen con claridad, se presume que serían los mismos que les fueron imputados a sus compañeros: enriquecimiento ilícito, concierto para delinquir agravado, falsedad en documento público y tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, en la modalidad de transportar y sacar del país.


El oficial también habría sido jefe de la División de Control Operativo de Barranquilla, de la Policía Fiscal y Aduanera, y sería ficha clave para la comercialización de sustancias ilícitas.


Los capturados de esta red de apoyo al narcotráfico, en operativos simultáneos en la Capital del Atlántico y Bogotá, fueron identificados como:

  • Mayor Andrés Felipe Montoya Navarro

  • Mayor Pablo Andrés Uribe Gómez

  • Mayor Andrés Felipe Osorio Osorio

  • Patrullero Elkin José Tovio Casarrubia

Ninguno aceptó los delitos imputados por la Fiscalía en reciente audiencia.


Montoya se venía desempeñando como comandante del Gaula en el departamento del Cesar, en su momento fue condecorado y puesto como ejemplo de trabajo y desempeño pulcro en la institución.


Llegó a ocupar el cargo de jefe de la División Central de la Policía Fiscal y Aduanera en Barranquilla y, precisamente, pese a haber hecho parte de la Unidad Especial de Confidencialidad de la DEA, patrocinada con recursos por el Congreso de Estados Unidos, era el facilitador de información privilegiada a bandas de narcotráfico, de acuerdo con la orden de captura emitida por la Fiscalía.


Por su parte, el mayor Uribe Gómez estaba adscrito a la Policía Antinarcóticos en Bogotá; y Osorio Osorio era de la Dirección de Investigaciones Criminales de Interpol en Colombia, con sede en Bogotá. El patrullero Tovío era miembro del Gaula de la Policía.


En el momento de la detención el general William René Salamanca Ramírez, director nacional de la Policía, el pasado 2 de agosto, subió un trino a su cuenta de Twitter: “Con dolor de patria, pero con el firme propósito de hacer de la honestidad el más importante de los lineamientos institucionales, culminamos investigación propia que compromete a 3 mayores y un patrullero en actos que mancillan honor policial. Deberán responder ante la justicia”.


La Fiscalía les imputó a los capturados los delitos de enriquecimiento ilícito, concierto para delinquir agravado; falsedad en documento público; tráfico, fabricación o porte de estupefacientes en la modalidad de transportar y sacar del país.


En la audiencia de imputación de cargos, estos no fueron aceptados, según un informe de Noticias Uno; sin embargo, el mayor Montoya dijo que está dispuesto a colaborar con la justicia.

0 comentarios

Comments


bottom of page