top of page
  • GINA SANCHEZ

El Dilema de Tomar el Dinero de los Corruptos



En Soledad, se repite una paradoja desconcertante en cada ciclo electoral: la comunidad parece votar por aquellos que la saquean. A medida que los políticos regresan con sus promesas, es difícil evitar preguntarse si la memoria colectiva olvida las mentiras y los agravios del pasado.


Un amigo político, quien durante más de un año denunció vehementemente la corrupción de ciertos candidatos, sorprendentemente se encuentra ahora haciendo campaña para uno de ellos. Este giro impactante despierta interrogantes sobre los motivos detrás de un cambio tan drástico de convicciones después de exponer la corrupción con tanta firmeza. En este contexto, algunos sugieren que es más sensato mantenerse en silencio y aceptar favores de políticos corruptos en lugar de luchar por la integridad.


No obstante, esta elección plantea un dilema ético fundamental: ¿es más valioso preservar nuestros principios o ceder ante las tentaciones del poder y el beneficio personal? La educación, la salud, el deporte y la cultura son pilares esenciales para el desarrollo de cualquier comunidad. Cuando los fondos destinados a estos sectores se desvían o se malgastan debido a la corrupción, las consecuencias afectan a las generaciones futuras, privándolas de oportunidades y dejándolas vulnerables a influencias delictivas.


El escepticismo se profundiza cuando se observa a candidatos que, en un giro sorprendente, se unen a quienes denunciaron previamente. Este fenómeno pone de manifiesto la flexibilidad de la política y sus alianzas cambiantes, lo que contribuye aún más a la desconfianza en el sistema político y sus actores. No obstante, la política también puede ser un medio para el cambio positivo. Los ciudadanos de Soledad tienen el poder de exigir transparencia, responsabilidad y honestidad a sus líderes. La participación activa en el proceso electoral, la denuncia de la corrupción y el apoyo a candidatos con integridad son vías para abordar los desafíos políticos en la comunidad.


El dilema de tomar el dinero del corrupto y votar por la mejor opción es una cuestión que muchos enfrentan. ¿Es preferible tomar los recursos que un político corrupto ofrece, sabiendo que podrían destinarse a causas legítimas, o mantenerse firme en la lucha por la integridad y la transparencia? La respuesta a esta pregunta puede variar según las circunstancias y las creencias personales.

0 comentarios

Comments


bottom of page